El quebrantahuesos (Gypaetus barbatus) es un ave rapaz carroñera de gran tamaño que anida en los cortados rocosos de las grandes cadenas montañosas, particularmente macizos calizos o dolomíticos.

Su nombre científico dice mucho de sus características físicas: Gyp- buitre, -aetus águila y barbatus, con barba. Es decir, es un buitre por su alimentación carroñera y un águila en lo que se refiere a su silueta y técnica de vuelo. Con casi 3 metros de envergadura y hasta 8 kilos de peso, su perfil en vuelo se caracteriza por sus alas estrechas y su larga cola terminada en forma de rombo. Respecto al plumaje, muy oscuro en la etapa juvenil, se aclara con las sucesivas mudas, hasta alcanzar el diseño con dorso y alas color pizarra y cabeza y partes inferiores blanco-rojizas en su etapa adulta. Su principal rasgo diferenciador es un peculiar antifaz negro que termina en la parte inferior del pico en unas barbas y sobre el que destaca el rojo intenso del anillo esclerótico que rodea sus ojos.

El quebrantahuesos es la única ave osteófaga del planeta, es decir, la única que se alimenta casi exclusivamente de huesos, principalmente de ungulados, tanto silvestres como domésticos, aunque también aprovecha cadáveres enteros de pequeños animales. Puede llegar a tragar trozos de hasta 20 cm que digiere gracias a su potente estómago. Cuando no puede tragarlos, los coge con sus garras y los lanza desde gran altura en zonas pedregosas llamadas “rompederos”. Verle acarrear esqueletos de animales un lugar a otro alimentó durante siglos una leyenda negra según la cual el quebrantahuesos atacaba a quienes se atrevían a adentrarse en las montañas.

Aunque el quebrantahuesos es un animal territorial al que le cuesta colonizar nuevos territorios, durante sus primeros años de juventudrecorre miles de kilómetros hasta que, al alcanzar la madurez sexual a los 7-8 años de edad, vuelve a la zona donde nació para criar y asentarse definitivamente. A este comportamiento se le conoce como instinto filopátrico.

Las parejas de quebrantahuesos, que son estables durante toda su vida, entran en celo con la llegada del otoño. Cada puesta anual tiene como máximo dos huevos, de los que sólo sobrevive un pollo. La razón es que, dado que los adultos inician la incubación con la puesta del primer huevo, y la hembra tarda entre 3 y 5 días en poner el segundo, la diferencia de tamaño entre ambos hermanos es notoria, lo que se traduce irremisiblemente en la muerte del menor.

Hoy el quebrantahuesos es un ave en peligro de extinción en toda Europa. Mantiene sus mejores poblaciones en la cordillera Pirenaica y parejas aisladas en Córcega y Creta. En los Alpes, de donde desapareció a principios del siglo XX, ha sido recuperado gracias a un programa de reintroducción. En  España debió de ser un ave muy común hasta mediados del siglo pasado. En Andalucía el último quebrantahuesos dejó de avistarse a finales de 1986 en la Sierra de Cazorla (Jaén).

ESTADO DE CONSERVACIÓN SEGÚN CATEGORÍAS UICN-2000

  • Andalucía: “Extinta a nivel regional” (RE).
  • España: “En peligro” de extinción (E).
  • Mundo: No amenazada.
     

¿Sabía que...?


Hasta noviembre de 2009, la FG ha venido desarrollando el Proyecto LIFE 04NAT/ES/000056 “Acciones para la Reintroducir el Quebrantahuesos en Andalucía” un proyecto cofinanciado por la Comisión Europea y en el que participan como socios la Consejería de Medio Ambiente, la Federación Andaluza de Caza y la Unión de Pequeños Agricultores y Ganaderos de Andalucía y cuyo objetivo principal es contribuir al éxito de la reintroducción del quebrantahuesos en Andalucía mediante la promoción de la participación social en el proyecto, la identificación y el control de amenazas y el apoyo en labores técnicas de conservación (estudios de viabilidad, elaboración de informes, cría en cautividad, cría campestre y seguimiento).

Actualmente, además, la FG gestiona el Centro de Cría del Quebrantahuesos de Cazorla, dependiente de la Consejería de Medio Ambiente y ejecuta el programa de reintroducción de la especie bajo la dirección del Programa de Conservación de Aves Necrófagas de Andalucía.